Buscaban su primer hijo y quedó embarazada de trigemelas: un caso excepcional que se da cada 200 millones

0
12

Vanina Catalá Ortmann y Leonel Chainski tienen 35 años, son docentes y viven en el barrio San José, de Lomas de Zamora. A fines de 2019 viajaron a Europa para conocer las ciudades donde habían vivido sus ancestros y volvieron con descendencia. Aquí, cuentan cómo recibieron la noticia del embarazo y de qué manera se preparan para recibir a Julieta, Victoria y Delfina

Los primeros días de 2020, mientras en Buenos Aires la sensación térmica escalaba los 35 gradosVanina Catalá Ortmann (35) vestía campera y gorro de lana. Estaba de vacaciones en Europa junto a su pareja Leonel Chainski (35), donde recorrieron más de diez países antes de que la pandemia por el COVID-19 cerrara las fronteras del mundo entero.

El 28 de enero, mientras caminaban por las calles de Polonia, Vanina decidió pasar por una farmacia para comprar un test de embarazo. “Tenía un atraso de varios días, algo de náuseas y mucho sueño”, cuenta a Infobae, acerca de los primeros síntomas. Con el resultado positivo en la mano y varias “dudas de primeriza” se puso en contacto con su ginecóloga.

“Me recomendó que caminara poco y que no hiciera demasiado esfuerzo. Nosotros seguíamos de viaje, pero yo ya tenía ganas de volver a casa. Quería hacerme una ecografía porque estaba ansiosa”, repasa Vanina, como si hubiera intuido que las dos rayitas eran solamente la punta del ovillo.

Es más, si en ese momento hubiera estado protagonizando una película, la cámara habría hecho un plano detalle de la marca del test. “Baby Boom”, decía la caja. Un anticipo de lo que se venía. Pero ella y su novio recién lo sabrían quince días más tarde.

De San José, Lomas de Zamora, Vanina y Leonel se conocen desde hace dos décadas. “Éramos compañeros de clase en la Escuela Media Nº 14 Tomás Espora. Primero nos hicimos amigos y, un tiempo después, nos pusimos de novios. El próximo 23 de julio vamos a cumplir 15 años juntos, los últimos cinco conviviendo”, cuenta ella. Además del barrio y la edad, Catalá Ortmann y Chainski comparten la misma profesión: ella es docente de Biología; él de Química de la Escuela Superior Nº 15 “Vicente D. Sierra”, de Temperley.

Amantes de los viajes, para fines de 2019, planearon una recorrida de 55 días por el viejo continente. “A principio de ese mismo año habíamos estado en Italia, pero nos quedamos con ganas de seguir conociendo y volvimos. En esta segunda vuelta hicimos varios destinos. Yo quería conocer Polonia, porque mi abuelo es de origen Polaco y a Vani le pasaba lo mismo con Alemania. También visitamos Munich, Nuremberg, Cracovia y Limanowa”, repasa Leonel.

Otro guiño del destino: fueron a hacer un viaje ancestral y volvieron con descendencia. “Las nenas son importadas”, bromea Vanina que, sacando cuentas, asegura que la concepción fue en Europa.

Fuente:Infobae

Dejanos tu comentario