Solidaridad sobre ruedas.»Pepe» Gimenez y su trabajo humanitario

0
231

Antes de desarrollar esta entrevista voy  presentar a un viejo conocido de la vida, Miguel Ángel Giménez, aunque la mayoría de las personas lo conocen como “Pepe”; o si andas por las rutas que te llevan  al sur, él es “el chaqueño”.

Nacido en Gral. San Martín, padre de tres hijos; muy familiero.

Las circunstancias de la vida lo llevaron a Río Gallegos para trabajar como chofer de camiones. Se caracteriza por estar siempre de buena onda. Desde lejos se sabe que se acerca por su vozarrón potente.

Si necesitas una “gauchada”, y está a su alcance, seguro te va a dar una mano. Solidario como pocos.  De eso vamos a hablar hoy,  de solidaridad y de su participación en viajes solidarios junto a otros choferes quiénes pertenecen a diferentes empresas de transportes nacionales de reconocido prestigio en  ARGENTINA.

Comenzamos la entrevista saludándolo y preguntándole. ¿Cómo surgió? esta propuesta de participar en las caravanas solidarias.

Pepe – ¡Hola Hugo!  Justamente en este preciso momento, me encuentro en la ciudad de Mocoretá, Corrientes, ya que mañana tengo que cargar el camión. Bueno, estos viajes solidarios arrancaron allá por el 2018 cuando pidieron en la empresa, en la que yo trabajo, un camión y un chofer para viajar a Santa Victoria Este  donde está el Trichaco;  donde hace su famoso festival el Chaqueño Palavecino. Mi jefe me eligió porque pensaba que íbamos al Chaco pero era el chaco salteño ese lugar. Entonces el me nominó para hacer el viaje. Y bueno, ahí lo conocí al señor Walter Bo que es un empresario transportista dueño de una empresa de camiones.  Así comenzó esto. Cuando estábamos terminando esa campaña no pudimos entrar a una localidad de Formosa debido al mal estado de los camino por las intensas lluvias y, en mi camión, habían quedado cosas para repartir. Entonces me autorizo para que las traiga a mi pueblo y se las entragara a las personas que más lo necesitaban.

Le consultamos entonces si el motivo de esa campaña solidaria era debido a las inundaciones en Salta y Formosa.

Pepe– Sí. Fue por las inundaciones de Santa Victoria Este donde el 75%  de la población son originarios; Chorotes y WichÍ. El resto son criollos.

¿Cuántos camioneros viajaron en esa oportunidad?

Pepe– En esa oportunidad viajamos  11 camioneros. También se sumó una chica, la Negra Paredes, que iba en representación de la marca de camiones “Volvo”. O sea que, entre los once, iba una chofer.

¿Cuántos días tardó esa travesía?

Pepe- Esa travesía, desde que salimos de la Cancha de River hasta que llegamos e hicimos todo, fue de catorce días. Finalmente,  nos separamos todos en Salta.

¿Qué se siente al realizar este trabajo solidario?     

Pepe– Eso  es impagable. Hace muy bien participar en este tipo de travesías.

También has participado en el transporte de un hospital de campaña en el marco de esta pandemia del coronavirus que nos azota. Contános sobre esa experiencia.

 Pepe– Sí. Salimos en dos caravanas. Fuimos a San Juan. Allí, íbamos a subir hasta  mina Veladero que está  a 4700 metros sobre el nivel del mar pero fuimos hasta la mitad nomas porque para llegar ahí hay un protocolo. Hay que comprobar si se tiene la  capacidad respiratoria para esa altura. Entonces, con nuestros camiones, subieron  otros choferes que estaban habilitados por la gerencia de la mina.

La primera caravana  comprometió a  18 camiones. Fuimos con el Ministerio de Defensa y las fuerzas armadas. O sea, entre los 18 camiones había dos  que eran de las Fuerzas Armadas. En esa ocasión tuvimos unos problemitas en San Luis. No nos dejaron pasar. Íbamos a quedarnos una noche  en el  predio del ejército de San Luis;  nos bañaríamos y cenaríamos. Pero cuando entramos allí nos denunciaron y nos echaron como a perros.

La denuncia ¿Fue por miedo al contagio del virus?

Pepe– Si. Hay lugares en los que creen que nosotros transportamos el virus y no la mercadería  y  elementos esenciales que se necesitan; o como en este caso, que fuimos a buscar un hospital de campaña. Hay lugares donde ponen fajas a las puertas de los camiones para que no nos  bajemos.

La segunda caravana fue de 36 camiones

¿Desde San Juan hasta qué lugar transportaron los hospitales de campaña?

Pepe– Desde San Juan, ya habían bajado todo, desde la mina  a un transporte Sánchez y Huerta. Ahí cargamos nosotros y volvimos. Todo fue al Apostadero Naval de BS. AS. donde está la base de la Armada. Gracias a Dios, pude conocer el Rompe Hielos Irizar y la Fragata “Libertad” por ir a ese lugar.

¿Emocionante no?

Pepe– Sí. Impagable. Ya los viajes solidarios son impagables. Así que cuando se pueda ayudar, hay que ayudar. Y ahora estamos viendo. Creo que puede llegar a haber una tercera caravana solidaria pero en el lugar donde tenemos que ir a buscar las cosas está nevando creo que hasta que no pase esto, invierno que se viene y, además, como se está viendo que donde se le estaba ganando al coronavirus vino el rebrote en Europa, en Asia, así que esto va para largo.

Nos comenta su preocupación por los que está sucediendo en nuestra provincia, y que hay que cuidarse, ya que nuestro sistema de salud no estaría preparado,  si llegara el virus.

Pepe- Con la cantidad de cosas que trajimos armaron un hospital en el apostadero. Ahora están por armar otro. La gente de la Armada trabajó día y noche  con luz artificial para armarlo. Hay mucha gente trabajando y que no se la valora. Militares, Fuerzas Armadas, la policía, Prefectura, Gendarmería, los enfermeros, los doctores.

Por último lo felicitamos por el trabajo que hace y por lo bien que estamos representados, en el país,  los sanmartinianos.

Pepe– Hay muchos sanmartinianos que están colaborando. Un abrazo a todos y un saludo a mi pueblo.

Muy agradecido por la entrevista a  Miguel – Pepe- para los amigos y conocidos. El próximo amanecer, seguramente, lo sorprenderá emprendiendo  camino a  Alaska; “a la casa” como siempre dice él.

 

 

 

Nota: Hugo Colman

Edición: Mariela Gaete

 

Dejanos tu comentario